25 noviembre 2010

Nada Me Separará de Tu Amor



Cuando estamos en medio de una profunda tristeza
o de circunstancias difíciles,
quizás nos sintamos ofendidos
si alguien sugiere que a veces
salen cosas buenas de la adversidad.

Una persona con buenas intenciones  que trata de animarnos
a confiar en las promesas de Dios
podría percibirse como insensible 
o incluso
no realista.

Eso les sucedió a los hijos de Israel cuando Dios estaba trabajando
para librarlos de Egipto.
Cuando Faraón endureció su corazón hacia el mandato del Señor
de dejar ir a su pueblo,
aumentó la carga de trabajo de los esclavos hebreos
forzándolos a reuinir la paja que necesitaban
para hacer los ladrillos (Exodo 5:10-11).

Ellos se desanimaron tanto que no pudieron aceptar las palabras
tranquilizadoras de Moisés de que Dios
había escuchado su clamor y había prometido
llevarles a una tierra propia (6:9).

Hay veces que en nuestro sufrimiento y temores
pueden cerrar nuestros oídos a las palabras de esperanza de Dios.
Pero el Señor no deja de hablarnos cuando a nosotros 
nos resulta difícil escuchar.
El sigue obrando a nuestro favor tal como lo hizo
cuando liberó a su pueblo de Egipto.

A medida que
experimentamos la compasión y el amoroso cuidado de Dios,
podemos empezar a escuchar de nuevo,
incluso mientras el dolor se sigue mitigando.

                                                 DCM
                                                          Nuestro Pan Diario 2006

                                                           

2 comentarios:

rosarod dijo...

Hola Pilar Dios Te bendiga, Tienes tanta razon! Creo que todos los cristianos hemos experimentado durante nuestra vida situaciones y pruebas en momentos incomprensibles y a veces pareciera que insostenibles, y escuchamos muchos ecos' en varias direcciones dando consuelo, opinando como si asi traeran luz en medio de la adversidad, por que el ser humano necesita siempre una explicacion para todo'(no siempre se nos revela) y cuando escuchamos a otros consolando de esa manera nos escandalizamos al persibirlos insensibles. Yo de un tiempo para aca, solo oro por direccion y deposito mi confianza en Mi señor . Continuo avanzando aveces lentamente agarrada de mi Dios y descubro que he pasado el puente' que esoy al otro lado y sobre todo veo en medio de la tormenta la provicion, su cuidado, y su amor .He aprendido a depender, por que solo lo tengo a El. Como seguidora de Jesus , un buen dia comprendi que dependemos solo de su gracia y su bondad . POr eso nada me separar de su amor'. por que para todo ser humano vivir la vida es una relacion entre Yo' y Dios sostenida bajo la confianza de que no nos dejara. , saludos Rose Marie

Pilar dijo...

Gracias Rosa por tu comentario. Es verdad que aquellos que confiamos plenamente en la guía y dirección de Dios para nuestra vida, podemos hablar con conocimiento de causa, que cuando atravesamos esos túneles, la salida siempre es con propósito de abrirnos a un nuevo campo más amplio y fructífero. Bendiciones.

Si quieres disfrutar de los GRANDES HIMNOS DE LA FE de toda la vida, Pincha en el enlace.
Image and video hosting by TinyPic