02 febrero 2010

Enfocando Mis Ojos

 
        

     Creo que sabéis, y si no es así lo comento ahora porque viene al caso, que disfruto con las manualidades y elaborando jabones. Es gracioso, o curioso, no sé, como en el transcurso de mis días, mis ojos parecen enfocar especialmente el deseo de mi corazón. Puedo estar paseando alegremente con mi familia, disfrutando de la charla y la naturaleza, cuando..... mis ojos se van a una caja vieja, tirada en medio del campo, pero que para mí va a terminar siendo un precioso y renovado joyero. Recuerdo uno de los viajes que hicimos a Asturias con unos amigos. Les hice cargar con pizarras negras que allí utilizan para los tejados de las casas. Eran pesadas y voluminosas, y no me conforme con una par, ¡no!, quería bastantes. Porque en mi mente ya sabía qué iba a hacer con ellas, (todavía están envueltas en una bolsa en mi casa, pero.... esa es otra historia). O los moldes, veo posibles moldes para mis jabones por todas partes. Yo no voy en busca de ello, pero repito el foco de nuestros ojos revela el deseo de nuestros corazones.

                                                              Así, puedo figurarme, y estoy segura que no me equivoco, que la persona que ama la fotografía, a cada instante ve a su alrededor motivo perfecto para una instantanea. O el artista que pinta cuadros. O la diseñadora con sus creaciones textiles. O la cocinera que disfruta cocinando y para ello su mente no para de pensar en combinaciones de sabores y texturas.

                                                             Llegando el momento en que Jesús ya iba a ser crucificado, podemos observar que Judas estaba buscando una manera de cómo traicionarlo "Ellos,(los sacerdotes), al oirlo, se alegraron, y prometieron darle dinero. Y Judas buscaba oportunidad para entregarle" (Mar. 14:11).
Por otro lado, los principales sacerdotes y escribas estaban buscando una excusa para arrestarle y matarle.
"Dos días después era la pascua, y la fiesta de los panes sin levadura; y buscaban los principales sacerdotes y los escribas cómo prenderle por engaño y matarle". (Mar. 14:1).
                                                            En cambio, vemos que una tercera persona, una mujer, María de Betania, buscaba una manera de expresar su amor a Jesús. "Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos, y la casa se llenó del olor del perfume". (Juan 12:1,3).

                                                           El foco de los ojos de cada uno de los citados personajes, reveló el deseo de sus corazones. Y así ocurre con muchos de nosotros. Nuestras Biblias sólo son abiertas de domingo en domindo, porque a diario estamos demasiado ocupados con nuestras cosas cómo para que Dios nos hable. Elevamos nuestras oraciones a Dios, sólo cuando se nos pide en la Iglesia y justo antes de cada comida, como si de un ritual se tratara. Porque acordarme de mis hermanos en Cristo, de sus necesidades y peticiones, parece ser que nos roba un tiempo muy valioso que podríamos utilizar para nosotros. Mostrar en cada momento a los que me rodean, una verdadera actitud cristiana, libre de engaños, mentiras, palabras mansonantes, orgullo, envidia.... nos demanda mucho sacrificio y en algunas ocasiones, hasta  pasar por burlas. Pero todo esto lo que deja de manifiesto...... es que allá donde enfocan nuestros ojos, nuestros pensamientos..... está el deseo de nuestros corazones, y como tal..... así son nuestros actos.


                             "Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo,
                              andad  en él; arraigados en la fe, así como habéis sido enseñados, 
                              abundando en acciones de gracias".
                                                                                                  Colosenses  2: 6 - 7

1 comentario:

Pat dijo...

Muy bueno, Pilar, a medida que estamos más cerca de Jesús, nos va interesando lo mismo que a Él. TE dejo un abrazo, amiga!

Si quieres disfrutar de los GRANDES HIMNOS DE LA FE de toda la vida, Pincha en el enlace.
Image and video hosting by TinyPic