26 enero 2010

Gente ordinaria para una tarea " Extraordinaria"






Me maravilla leer y meditar en el capítulo 4 de Hechos. En él podemos observar cómo Dios usó gente ordinaria como lo eran los pescadores Pedro y Juan, para realizar por medio de ellos una obra extraordinaria.

Recordemos que estos hombres huyeron cuando arrestaron a Jesús, en cambio en esta ocasión los            
encontramos defendiendo con denuedo lo que se les venía encima por predicar de Cristo. Incluso las autoridades que pretendían encarcelarles, no podían más que reconocer lo marivillados que estaban al ver a hombres sin letras ni preparación y la sabiduría con que hablaban: "Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús". (Hechos 4:13).

La mayoría de nosotros somos gente ordinaria moviéndonos en trabajos ordinarios y circunstancias  
ordinarias. Que seguramente como Pedro y Juan en algún momento de nuestra vida hemos abandonado a Jesús como lo hicieran ellos. Pero "¡Gloria a Dios!" que El es un Dios de oportunidades. Pedro y Juan no dejaron escapar esa nueva oportunidad que Dios les brindó, porque la decisión final, es nuestra.

Ahora, Dios utiliza esas dos vidas arrepentidas y de vuelta a los Caminos del Señor, para hacer la     
diferencia en sus vidas y crear un impacto en la vida de otros. El camino para ellos no fue fácil, podéis leer vosotros todo el capítulo 4 de Hechos y comprobarlo, como quizás tampoco lo vaya a ser para nosotros. La realidad, es que tampoco tenemos que caminar llevando a cuestas la carga nosotros solos, ese es un error. Eso sólo nos hará avanzar curvados, con dificultad, lentitud y sin gozo. Dios nos pide lo siguiente en         
Salmos 55:22 "Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentara; no dejará para siempre caído al justo". Y eso fue exactamente lo que hicieron Pedro y Juan, con plena confianza en el Señor Jesucristo, elevaron sus corazones a Dios en oración; descansaron en Su Soberanía para actuar en el momento adecuado y de la forma apropiada, y en esa paz........ Dios obró: "Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tambló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios". (Hechos 4:31).

Si tuviera que resumir todo lo dicho, lo haría de la siguiente manera:

1.  Si te has desviado de la senda de Dios, siguiendo tus propios placeres; Dios es un Dios de oportunidades, y como tal, te invita a regresar de corazón a El. ¡Hazlo ya, no lo dejes para mañana!.

2.  Somos personas ordinarias, pero si dejamos obrar a Dios en nuestras vidas, El puede utilizarnos para      realizar una misión extraordinaria, marcando una diferencia.


3. El camino a transitar puede hacerse difícil en algunos tramos, pero Dios ha prometido no abandonarnos    nunca.


4. Podemos confiar y echar toda la carga sobre El, porque obrará en Su Momento y a Su Manera para que alcancemos las más grandes bendiciones.


5. Y aunque no sepamos ni conozcamos "Ese Final" que nos espera......... 
"Será Mucho Mejor de lo que podamos Imaginar"














1 comentario:

Azúcar, Canela y Miel dijo...

Me gusta muchísimo tu blog y te seguiré.
Gracias por visitar el mío.
Saludos cordiales desde Venezuela y que Dios te bendiga.

Si quieres disfrutar de los GRANDES HIMNOS DE LA FE de toda la vida, Pincha en el enlace.
Image and video hosting by TinyPic