19 mayo 2011

Encontrando Nuevas Fuerzas





        ¡Cuán rápido olvidamos las grandes liberaciones de Dios en nuestras vidas! ¡Cuán fácil tomamos por sentado los milagros que Él obró en nuestras vidas! Sin embargo, la Biblia nos dice vez tras vez: “Recuerda  tu liberaciones”.

        ¡Somos tan parecidos a los discípulos! Ellos no entendían los milagros de Jesús cuando sobrenaturalmente alimentó a miles con tan sólo unos cuantos panes y peces. Jesús hizo este milagro dos veces, alimentando a 5,000 personas en una ocasión y a 4,000 en la siguiente. Pocos días después, estos eventos desaparecieron de la memoria de los discípulos. Ello sucedió cuando Jesús les advertía sobre la levadura de los fariseos. Los discípulos pensaron que Él había dicho esto porque ellos se habían olvidado    de traer el pan para el viaje. Pero Cristo les respondió: “¿No entendéis aún, ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuántas cestas recogisteis? ¿Ni de los siete panes entre cuatro mil, y cuántas canastas recogisteis?” (Mateo 16:9-10).

     Según Marcos, Cristo estaba impresionado de cuán rápido habían olvidado los discípulos. Jesús dijo: “¿No entendéis ni comprendéis? ¿Aún tenéis endurecido vuestro corazón? ¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis? Cuando partí los cinco panes entre cinco mil, ¿cuántas cestas llenas de los pedazos recogisteis?” (Marcos 8:17-19).

     ¿Qué nos dicen estos pasajes? Es claro que ninguno de los discípulos se detuvo a considerar lo que estaba llevándose a cabo mientras las milagrosas multiplicaciones de pan sucedían. Intente imaginar a estos hombres caminando entre las multitudes llevando canastas, repartiendo los panes y los peces que fueron multiplicados milagrosamente frente a ellos.
   
      Uno pensaría que dichos discípulos caerían postrados clamando: “¿Cómo puede estar sucediendo esto? Es simplemente asombroso. Esto va más allá de toda explicación humana. Oh Jesús, verdaderamente Tú eres Señor”. Me los puedo imaginar animando a la gente que servían: “Tomen, deléitense en esta comida milagrosa, enviada de la misma gloria. Jesús la ha provisto”.

     Los discípulos vieron estos milagros con sus propios ojos, no obstante, su relevancia no quedó registrada en ellos. Los discípulos no entendieron los milagros, así como nosotros olvidamos los prodigios de Dios en nuestras vidas. Las liberaciones de ayer son rápidamente olvidadas ante la crisis de hoy.

     A través de ambos Testamentos, podemos leer: “Recuerden el brazo del Señor, poderoso para obrar milagros a favor de ustedes. Recuerden todas sus liberaciones del pasado”. Consideren la exhortación de Moisés a Israel después del milagro del Mar Rojo: “Moisés dijo al pueblo: Tened memoria de este día, en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de servidumbre, pues Jehová os ha sacado de aquí con mano fuerte…” (Exodo 13:3).

                                                                                       http://www.worldchallenge.org/es/node/13436                                                                                                                                                                                                                                                                           David Wilkerson










26 abril 2011

¡Señor, aumenta nuestra fe!




¡SEÑOR, AUMENTA NUESTRA FE!


Esta es la única frase, que yo voy a añadir
en esta entrada, ya que el mensaje del video, por sí mismo,
es más que suficiente para hacernos,
meditar, reflexionar, animar y empujar,
a desear e implorar:

¡SEÑOR, AUMENTA NUESTRA FE!







                                                                   

22 abril 2011

¿Qué Mueve Tu Interior?




¿Qué llevó a Jesús a la Cruz?,
¿Cómo es su corazón?,
¿Por qué dejó el Cielo?,
¿Cuál es su pasión?.........

Y al conocer Su Corazón
mi mundo se hace pequeño,
se desbaratan mis sueños.....

Y al descubrir su Gran Amor
cobra sentido mi vida,
todo problema se olvida.....

Mirar con tu mirar
es el deseo en mí,
sentir tu corazón
dentro de mí latir......

Vivir por tus anhelos
y por tu sentir,
ES COMO QUIERO CADA DÍA
YO VIVIR.

¿Qué es lo que sueñas tú?
¿Qué mueve tu interior?


¡Gracias mi Dios..... te amo!
Eres mi respirar y mi todo........
¡Tú eres el que mueve mi interior!






                                                                            




20 abril 2011

Resurrección y Restauración




"Cuando Cristo murió, fue puesto en la tumba nueva de un jardín cercano.
Algunas mujeres que fueron a ungir su cuerpo, el primer día de la semana,
se estaban preguntando quién les correría esa piedra tan pesada de la entrada cuando,
para su sorpresa, se dieron cuenta de que ya había sido quitada.

Cuando entraron, vieron a un joven vestido con una bata blanca sentado a la derecha.
Sorpresivamente, El les dijo que Jesús ya no estaba allí puesto que
¡había resucitado!.
Entonces el ángel añadió:
"Pero id , decid a sus discípulos y a Pedro....." (Marcos 16:7).
¡Y a Pedro!.

(Recordemos que momentos antes del arresto y crucifixión de Cristo, Pedro prometió que estaría
a su lado hasta la muerte. Pero en lugar de ello, Pedro le negó, no una, ni dos, sino.......
¡hasta tres veces!).  (Recordatorio mío).

¿Por qué recibió Pedro esa mención de honor?
Cristo sabía que si él no recibía una invitación específica por nombre propio,
nunca se hubiera sentido digno de ser incluido entre los discípulos.
Esa fue la propuesta de Cristo;
el Maestro le extendió su mano a un compañero caído.

....... En 1ª Corintios 15, el apóstol Pablo relacionó aquellos a quienes Cristo se apareció
después de su resurrección. Interesante, Pedro (Cefas) encabeza la lista.
Esto confirma que Pedro fue el primero que vio a Jesús después de la resurrección.
Ya no tenía que sentirse como uno que ha sido desechado,
pues Jesús con gran compasión lo había perdonado.

....... Aún los brazos de Jesús se extienden hacia nosotros,
sin importar cuáles hayan sido nuestros fracasos. Esos brazos son suficientemente largos y tiernos
para abrazar aún a la persona más desacarriada y negligente que ha negado al Salvador.
Jesús tiene sus ojos fijos en nosotros diciendo:
"Yo tengo compasión de ti. Te aseguro que puedes volver a tener comunión con el Dios vivo".

(Recordemos que después, Jesús se une a sus discípulos compartiendo un desayuno en Galilea,
allí cruza unas palabras con Pedro. Tres preguntas le realiza:
Simón, hijo de Jonás, ¿me amas?.
Y tres contestaciones afirmativas salen de la boca de Pedro). (Recordatorio mío).

..... Pedro había negado a Cristo en tres oportunidades, e igual número de veces
tuvo el privilegio de reafirmar su amor por El.
Los oscuros días de la humillación habían terminado. El remordimiento había sido reemplazado
por la responsabilidad, la comunión y la aceptación completa.

....... Cristo aún ora por nosotros. El conoce nuestras debilidades y las circunstancias que
nos ocasionaron la caída. El, lleno de compasión está dispuesto a restaurarnos a la comunión
y utilidad.

Permitámosle simplemente que provea la sanidad que sólo El puede dar.



                                        Cincelado por la Mano del Maestro                             
                                                                  Erwin Lutzer                                           





01 marzo 2011

La Fidelidad de Dios para mi vida





Hace ya, algo más de dos semanas, que un seguidor de este blog, al que conocía personalmente,
partió a la Presencia de Dios.
Su nombre es Héctor. Un joven que estaba a punto de casarse.
Fue algo inesperado. Pero en Su Soberanía, Dios vio a bien llevársele con El.
Porque él era creyente, amador de Dios que en un momento de su vida tomó la decisión más importante,
aquella, que ahora le permite encontrarse en la Presencia del Padre, disfrutando de toda Su Gloria,
esa decisión fue la de aceptar en su corazón a Jesús como Su Salvador Personal,
reconocer el Sacrificio, que por Amor, realizó por él.
Reconocerse un pecador que por sí mismo,es incapaz de alcanzar la Salvación,
si no es por medio, de Jesucristo Su Hijo.
Desde aquí, mando todo mi cariño y apoyo a Katerine.

¿Que por qué escribo estas palabras ahora?
Porque ayer, me enteré de otra partida. A esta persona no le conocí personalmente,
ni siquiera, nos dirijimos palabra. No sé qué edad tenía, no sé nada de su vida. Sólo.........
que era la creadora de un blog "El Escaparate de Rosa" al que yo acudía muy habitualmente, porque gracias a sus consejos 
pude poner en marcha "Un Soneto para Dios" incluyendo muchos truquillos que ella nos enseñaba,
haciendo, así, un trabajo más excelente para Dios.
No tengo la menor idea de cuál era su fe (mi deseo es que tuviera depositada su fe plena en Dios).


Todas estas circunstancias, me hacen recapacitar, meditar, valorar las cosas verdaderamente importantes. Poner en orden las prioridades, aprovechar el tiempo y las oportunidades.
Sé, que Héctor está bien donde está. El allí ya no tiene problemas, luchas, cargas.......en ocasiones, quisiéramos y anhelamos estar ya disfrutando de esa Gloria ¿verdad?.
Pero, por otro lado, hasta que Dios no lo disponga de otra forma, El nos quiere aquí, El espera de
cada uno de sus hijos, que seamos fieles instrumentos en Sus Manos, proclamando Su Mensaje,
alumbrando al perdido, consolando al débil......

Es verdad, que el camino puede tornarse duro y pesado en muchas ocasiones,
pero.... ¿sabéis qué me ayuda a mí, qué me sostiene, qué me anima y consuela?

"LA FIDELIDAD DE DIOS"


Reposar y descansar en la Promesa de que Dios es Fiel: Primero, El es Fiel en seguir amándome, a pesar de mis imperfecciones; Fiel en cuidarme, consolarme, guiarme, restaurarme.......


¿En qué te apoyas tú cuando la vida se torna dura y pesada?
En Dios está la Respuesta. 









 

   










24 febrero 2011

Reposo en Su Perdón



Cuando mis hijos eran menores, realizábamos reuniones familiares para discutir tareas, planes de verano
u otros asuntos familiares. Aunque mayormente eran reuniones para hacer planes, cuando yo "llamaba"
a las reuinones, mis hijos generalmente me miraban con gran preocupación y decían:
"¿Hicimos algo malo?".
Yo me asombraba de su reacción hasta que mi esposa me señaló que el tono de mi voz era muy serio cuando
 anunciaba las reuniones, y sonaba al que usaba cuando los disciplinaba.
Así que era natural que ellos respondieran de la manera en que lo hacían.

La actitud de mis hijos es similar a la de tantos creyentes cuando tienen que "tomar cosas en serio" con Dios. Vienen a El conscientes de una sola cosa: han fallado, han hecho algo malo y se olvidaron 
de pedir perdón a Dios.
Ellos saben todo lo concerniente a la muerte de sustitución de Cristo, pero se imaginan a Dios como un anciano enojado que sólo los tolera.
Yo he hablado con gente que aun hacen diferencia entre la actitud de Cristo hacia ellos y la actitud del Padre. Ellos ven a Cristo como el Amigo que está obrando para detener la ira de Dios el Padre. Entienden
la función de Cristo, como Uno que pagó por sus pecados, queriendo decir que El es el Unico que evita
que Dios les dé lo que merecen.
La suposición es que Dios desea darles lo que se merecen, a pesar de Cristo.

Tal vez usted nunca haya pensado de Dios exactamente así. ¿Pero cómo le ve cuando piensa acerca de su pecado? ¿Qué piensa cómo  será su expresión cuando viene a El con el mismo pecado viejo una y otra vez? ¿Qué piensa de su actitud hacia usted en vista de sus fracasos? ¿Qué le dicen sus emociones cuando
medita en estas preguntas?. Como la mayoría de los creyentes,
problablemente usted reconocería que Dios lo ama. Pero, ¿piensa que le agrada a El?.
¿O piensa que El lo tolera porque, después de todo, su Hijo murió por usted?.

Para mucha gente, éstas son preguntas muy difíciles. El término Padre no lleva consigo sentimientos de amor y aceptación, sino que evoca sentimientos de temor, miedo, dolor y desilusión.
He aconsejado a bastante gente para saber que los sentimientos asociados con un padre terrenal tienen el potencial de robarle la seguridad del perdón por el cual El Padre Celestial se sacrificó profundamente
para que ellos lo experimentaran.

Hemos visto suficiente evidencia bíblica para ilustrar que nuestro Padre Celestial desea tener comunión con cada uno de nosotros. El lo deseó cuando todavía éramos pecadores, aún separados por la deuda del pecado. Pablo escribe:
"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores,
Cristo murió por nosotros"  (Romanos 5:8)
Hasta que todos los aspectos de este versículo lleguen bien hondo en nuestro ser emocional, nunca
estaremos libres de los sentimientos de condenación que acompañan al pecado.
La estrategia que asegura nuestro perdón fue idea de Dios; él la inició. El quiere que seamos suyos.


                                                                              "La Paz del Perdón" de
                                                                                 Charles Stanley



                                                                              






Si quieres disfrutar de los GRANDES HIMNOS DE LA FE de toda la vida, Pincha en el enlace.
Image and video hosting by TinyPic